La Crucifixión

Tintoretto - 1565
óleo sobre lienzo - 1224x536 cm
Escuela Grande de San Rocco, Venecia

La escena tiene lugar en el contexto de un cielo sobrio, lleno de nubes en el horizonte que da al espectador la sensación de desastre inminente tras la tormenta. El cuadro puede parecer desordenado pero las imágenes están divididas en pequeños grupos de personas. El punto focal es el Cristo en el centro de la obra, que está en el vértice de un triángulo creado por una roca que se abre como un abanico; abajo están las personas que lloran, rodean a Cristo con la Virgen atormentada por el dolor.

Sobre la cruz, Cristo parece ya muerto y a los lados están los ladrones. Jesús entre esta multitud parece aislado y arriba hay una aureola luminosa.

La composición es triangular. Abajo, a la derecha están los soldados que juegan con la vida de Cristo.

En primer plano hay figuras plásticas dibujadas por una línea muy enérgica, muy fuerte.

Los contornos son muy reales, como si fueran retratos y en el fondo los personajes están trazados por delicados toques de pincel. Las figuras a caballos miran la escena de manera enigmática, puestos de manera espectacular (a los lados).

Los brazos de Jesús están como si quisieran abrazar el mundo y difundir luz.

Hay tres tipos de luz: dos internas (Jesús y la detrás de las montañas) y una externa, a la derecha. Los colores son cálidos.